TU SEXY CAM

Cachondas mujeres buscando macho

mujeres-cachondas-en-busca-de-hombres

VÍDEOS PORNO ANTERIORES

Lluvia dorada por no ser rubia ni tetona
Buscando putas en el polígono
Cómete uno de estos chochos húmedos y rasurados
Esposa puta en mi coche con su amigo
NACHO VIDAL VIDEOS
Mujeres cachondas en busca de hombres
CULONAS Y TETONAS
Mi esposa folla con otros hombres
El chocho de la enfermera
MILF folla jovencito
Follamos con un amigo de mi marido
A qué mujer no le gusta disfrutar
Sala de amor, masajes y sexo
FOLLAAMIGOS
Mis amantes de hotel
Soy el novio que aprendió de la madre
COLOMBIANAS XXX
SE TRAGA MI LECHE
PELICULAS XXX
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9

Mujeres cachondas en busca de hombres

    Quién no ha visto un video porno de uno o varios chicos ofreciendo dinero a una chica por tener sexo con ellos. Eso es más viejo que el mear (que dirían algunos). Pero claro, también hay quien diría que eso es machismo, que lo mismo pueden ser ellas quienes ofrezcan dinero a ellos para follar ¿o eso ya es diferente?. Vamos a dejar el tema ahí porque me estoy liando y la vamos a tener.

La cosa es que, en Chequia, una web está haciendo algo similar. Sería algo así como que salgan a la calle mujeres cachondas en busca de hombres. Bueno, al menos esa fue la idea original, pero ocurre que los hombres, tan fuertotes ellos y tan predispuestos siempre a mantener sexo con quien sea y cuando sea... se negaban. En el momento del ofrecimiento todos tenían cosas que hacer, iban con prisas, alguien los esperaba... y cualquier otra excusa que lamentablemente no les permitía poder follar (como seguro que sí querían) a la voluntariosa y guapa chica que no sólo se les ofrecía para la causa sino que incluso además, pagaba por ello.

Así que hubo que cambiar la táctica. Y optaron por invitar a parejas. Y ahí la cosa cambia amigos. ¿Por qué? Te preguntaras. Porque a pesar de lo que parezca, las chicas siempre somos más propensas a divertirnos, a probar cosas nuevas, a innovar... y a arrastrar a nuestras parejas a seguirnos. De ese modo, si les pedimos a parejas que si quieren follar por dinero con nuestra compañera, ambos, el novio abre los ojos como platos pero no dice nada, y la novia muestra interés y comienza a hacer preguntas (por lo general). Y ahí es cuando tenemos la batalla ganada, porque tenga las ganas que tenga, el color del dinero siempre declina la balanza. Sigue leyendo para saber cómo lo viví yo.

    Yo acompañaba a la actriz simplemente como invitada, junto con los cámaras, para ver y aprender cómo se desarrolla la situación. Ella se acerca a una pareja elegida al azar y les entra de forma directa a la vez que simpática y ardiente con el siguiente mensaje: Somos mujeres cachondas en busca de hombres y mujeres o ambos, os hemos visto pasear por aquí y hemos pensado que seríais buenos candidatos, me gustaría follar con vosotros si os parece bien, y estamos dispuestos a daros algo de dinero a cambio. No se trata de comprar nada ni a nadie, simplemente trabajamos para un sitio web porno y necesitamos, en última instancia, que nos permitáis subir las imágenes a nuestra web. Además de la cantidad que negociemos ahora, también ganaríais un porcentaje por cada vídeo vendido desde nuestro sitio. Por supuesto vosotros mismos podríais promocionar vuestro propio video porno con vuestros amigos y conseguir así más ventas. Sin embargo, si preferís mantener el anonimato, os garantizamos que gracias al tráfico de nuestro sitio web habrá miles de descargas, lo que significará para vosotros un dinerito bastante apetitoso. ¿Qué os parece? ¿Seguimos hablando o sigo buscando?

Varias parejas se negaron en rotundo, algunas pensaron que sólo era una broma, algunas incluso se ofendieron... pero no fueron tantas como se podría pensar, al cuarto o quinto intento ya teníamos localizada a la pareja que estaba bastante dispuesta a colaborar. Daba la sensación de que hubieran estado esperando una propuesta como esa. Bueno, Ella. Porque la primera palabra del novio fue NO, pero la reacción de ella lo fue haciendo cambiar de parecer, aunque siempre dejando que fuera su novia la que llevara la voz cantante en la negociación. Lo normal.

    Cuando todo estuvo claro, nos fuimos al piso donde teníamos todo el equipo de grabación. Cada uno sabe de lo suyo y mis compañeros son unos verdaderos profesionales en todo lo que hacen. Uno de los detalles que me llamó la atención fue ver con qué sutileza ella, la actriz que iba a follar con la pareja, se contoneaba y se unía cada vez más a ellos, rozándose con decisión pero con delicadeza, cuidando de no sobrepasar la barrera íntima de cada persona pero estando siempre cerca para que fueran sus próximos amantes los que perdieran el miedo poco a poco y entraran en ese área de seguridad por propia voluntad. De esta forma, hubo momentos en que prácticamente se estaban metiendo mano disimuladamente en la parte de atrás de la furgoneta que nos llevaba a casa, ignorando lo que sucedía delante, olvidándose de todos nosotros y poniéndose como motos ante la expectativa del trío tan cachondo que se disponían a practicar poco después.

Cuando subíamos las escaleras, la actriz iba delante, la pareja la seguía con sus cuatro ojos clavados en las nalgas, con sus cuatro manos hormigueando ante la necesidad de agarrar aquel culo, con sus entrepiernas (polla y coño), deseando salir de sus ajustados pantalones y frotarse con ella. Y detrás íbamos todos los demás. Los cámaras haciendo su trabajo. Profesionales intachables que si se excitan o se les pone dura en esos momentos... no lo demuestran. Jamás dejan entrever nada que haga suponer que dejarían la cámara y se pondrían a follar. Pero con ellos iba yo, y no estaba trabajando, sólo iba como invitada, y me estaba poniendo muy perra con toda esa situación...

    Dentro del piso, por fin, simplemente dejamos que todo fluyera. La actriz centró su atención en la novia a sabiendas de que, por un lado, era la que tenía la manija de todo aquello. La que podía quitar el bozal a la fiera de hombretón que tenía al lado y también podía enfadarse o cambiar de opinión y tirar de la cadena y llevarse también a su corcel, y por otro lado, porque estaba caliente como una perra y necesitaba acción. Y nuestra actriz se la estaba dando. De la buena.

Desnudarla y sacar sus tetas al aire fue lo más fácil del mundo, chuparle las tetas y hacerla gemir vino después, casi como un paso lógico. Mientras tanto, el novio, simplemente estaba mirando y tocándose su bulto que obviamente clamaba por salir y destrozar cualquier coño que se le pusiera delante. Nuestra actriz lo invitó con la mirada a compartir las tetas de su novia, y ahora ambos chupaban de aquel manjar. Él no se atrevía aún a tocar a nuestra compañera, así que calmaba su deseo acariciando fuertemente a su novia, lo cual ella agradecía con húmedos gemidos de doble satisfacción. Posteriormente le preguntamos si ellos ya habían hecho algo así con anterioridad, ya que todo había salido bastante bien, como si ya tuvieran experiencia. El novio nos confesó que para él esta había sido la primera vez, pero la novia reconoció que con otra relación anterior habían practicado intercambio de parejas y alguna que otra aventura fuera de la pareja, como tríos con dos chicas o con dos chicos. Ya nos parecía a nosotros que la chica sabía lo que se hacía... ya ya.

    Después de llenar de besos y saliva a la novia, él se levantó, tal vez para aliviar el dolor de sus rodillas, tal vez para aliviar la presión de sus huevos y su polla dura. Su novia hizo amago de apretar aquel bulto, pero fue nuestra compañera quien se adelantó a desabrochar el botón de sus pantalones y bajarlos hasta las rodillas, liberando por fin aquella criatura con vida propia que llevaba bastante rato gritando y pidiendo salir. La actriz la agarró entonces, la levantó, y engulló la bolsa llena de huevos que colgaban debajo, él cerró los ojos y apunto estuvo de dar las gracias a todos los santos, al mundo por rodar, a la naturaleza por haber creado a aquella mujer que tenía bajo sus piernas en ese momento, a la vida por las cosas bonitas y hasta a sus padres por haberle permitido llegar hasta allí. Y a su novia, también, por haber aceptado aquella oferta. Pero no dijo nada, sólo abrió la boca y dejo salir un gemido que quería decir todo lo anterior.

A veces no es necesario hablar con palabras para que todo lo que quieres decir se entienda. Igual que lo entendí yo, también lo hizo su novia, que rápidamente quiso hacerle saber quién mandaba allí, a quién debía agradecerle todo aquello. Lo miró a los ojos y con la mirada le preguntó: ¿Te gusta, verdad? Pues esto es gracias a mí, si por ti fuera no habríamos venido... y él le devolvió la sonrisa con una mirada que quería decir: Tienes razón, cariño. Gracias por esto, te quiero mucho.
Y esta es la vida de una pareja, hombre y mujer, que se aman por encima de los estereotipos y las circunstancias. Donde ella dice qué se puede hacer, y él agradece tener una novia tan decidida... ;)

    El sexo, sobre todo cuando se practica entre desconocidos, es una cosa un poco complicada. Tiene su ciencia y su punto. Su momento y sus razones. No se puede llegar y clavar, como vulgarmente podría decirse, porque eso ni es satisfactorio para nadie, ni es bonito, ni es sexo. Además, el sexo se divide en dos partes que van unidas pero son distintas. Una es el prolegómeno, la preparación, el toqueteo, los besos, las caricias... y otro es la penetración. Muchas experiencias sexuales se quedan en el primer paso porque llegar al segundo es consumar. es una especie de como si la primera parte no estuviera prohibida, no fuera sexo de verdad, no estuvieras pasándote de la ralla, no estuvieras poniendo cuernos, no estuvieras faltando el respeto... y la segunda SÍ. Como si la segunda, definitivamente, rompiera con todo lo anterior y diera el golpe de efecto definitivo. Mucha gente lo entiende así.

Por eso, cuando se habían besado, se habían chupado los pechos, la polla del chico, etc, llegaba el turno de la penetración. Y ese es un momento delicado donde nuevamente hay que usar el tacto y el saber hacer. Y para que todo transcurra como la seda, corresponde a nuestra actriz permitir que la primera clavada del novio sea a su novia. Es lo correcto. Y así fue como sucedió. A veces parecía como si ella fuera una invitada de la pareja que está simplemente colaborando para que ellos tengan el mejor sexo de sus vidas. Como si estuvieran follando entre ellos dos, pero con otra mujer al lado que les va acompañando en los momentos en que ellos caían en la rutina o la monotonía. Y lo cierto es que esto sucedía así porque su novia es la que mandaba, y él era demasiado obediente como para permitirse disfrutar de dos tías para él sólo. de todas maneras disfrutó como nunca, obviamente, pero podría haber sido mejor, si hubiera querido ser un hombre...

    Tengo que hacer hincapié en este detalle porque me parece importante. Yo sé que hay hombres a los que les gustan los coños peludos. La mayoría los prefieres rasurados casi todo, y algunos, prácticamente todo. Ahora mismo no sabría decir si aquella chica tenía el coño peludo porque a su novio le gusta así o porque a ella no le gusta arreglárselo. Que conste que un coño limpio y aseado, aunque tenga vello, es tan sexual y cachondo como uno rasurado. Lo que ocurre es que siempre, exento de vello, da más sensación de estar curioso y limpio. Por eso, las actrices porno y las personas que gravan vídeos o se hacen fotos de sus parte íntimas, por lo general, se lo rasuran, aunque tampoco todas.

Aquella chica tenía un coño de pelos que al principio pensé que no se los había cortado nunca. Y tal vez sea así. Yo casi creí que iban a parar la filmación para pedirle por favor que se arreglara aquello un poquito. Pero esta visto que cuando la pasión se desata y los amantes están entregados a la causa, no hay nada que los pueda parar. Si allí alguien pensó lo mismo que yo, nadie dijo nada. Hasta que al final el semen del novio cayó sobre aquella selva poblada y resultó... erótico. Qué cosas !!.

    Pero antes, nuestra actriz, seguía disfrutando de un hombre y una mujer para ella. Porque una vez que las penetraciones se habían producido, las dudas habían acabado, los celos o los remordimientos se habían evaporado y ya sólo se pensaba en disfrutar, cada uno con lo que tenía más cerca, una teta, una polla o un coño, lo que quedara más cerca. Era más difícil pillar la polla, está claro, porque sólo había una. Y esa escasez hizo que ese pobre hombre estuviera a punto de descargar varias veces, pero se nota que no tenía esperanza de poder recuperarse rápidamente después, y entonces les negaba el pastel a las dos y paraba un poco. Ellas se veían obligadas entonces a encontrarse mutuamente, lo cual tampoco les desagradaba en absoluto, hasta que él volvía con fuerzas renovadas... aunque deseando ya que todo fuera acabando y vaciar sus huevos sobre dos hembras ardientes.

    Seguro que ellas hubieran preferido haber tenido a dos hombres, o que él hubiera podido aguantar un poco más. Pero no había más allí o los que estaban no podían sumarse a la fiesta. Por eso cuando él terminó, ellas aún se quedaron un rato disfrutando de las últimas experiencias de aquel sexo que llegaba a su fin. Fue espectacular. Y fue diferente. Son mujeres cachondas en busca de hombres. Porque las cosas han cambiado. Porque ahora ellas mandan y ellos pueden disfrutar alegremente de los acuerdos que ellas firman. Si es que los firman. Si no lo hacen, pues ya sabes lo que hay; O te buscas algo por ahí, siempre a escondidas, o te conformas con lo que tienes.

En realidad siempre fue así, ¿No crees?