TU SEXY CAM

Se traga mi leche mezclada con las demás

se-traga-mi-leche

VÍDEOS PORNO ANTERIORES

NACHO VIDAL VIDEOS
A qué mujer no le gusta disfrutar
Cómete uno de estos chochos húmedos y rasurados
Mis amantes de hotel
MILF folla jovencito
COLOMBIANAS XXX
Soy el novio que aprendió de la madre
SE TRAGA MI LECHE
Sala de amor, masajes y sexo
Follamos con un amigo de mi marido
Mujeres cachondas en busca de hombres
Esposa puta en mi coche con su amigo
El chocho de la enfermera
Mi esposa folla con otros hombres
CULONAS Y TETONAS
FOLLAAMIGOS
Lluvia dorada por no ser rubia ni tetona
PELICULAS XXX
Buscando putas en el polígono
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7

SE TRAGA MI LECHE

    Irene llevaba un tiempo sin grabar ninguna escena porno y la verdad, tenía ganas. Y me encanta ser yo quién se la folle porque Irene es de las que se traga mi leche. Pero pronto me he dado cuenta de que esta vez la situación es extraña y comprometida.

Irene está pero que muy perra, e Irene está como loca por hacer un nuevo vídeo porno para todos vosotros. Pero resulta que Irene tiene pensando algo muy guarro, algo más fuerte: Nada menos que tragarse la leche de 19 hombres es lo que quiere la muy cerda, para era ella sola.

Se traga mi leche, sí, pero en esta ocasión quiere la mía y la de 18 tíos más. Y ¿Qué podemos hacer, decirle que no? Descartado completamente. Así que la tarea ha sido ardua, buscar a un montón de hombres dispuestos a compartir a una sola mujer, porque claro, Irene Trail está tremenda, cualquiera se la follaría, pero hacerlo junto con 18 maromos dándote con sus pollas en tus nalgas, en tus piernas, en tus brazos, etc, eso es algo diferente. Y algunos lo hacen sin querer por la estrechez de la situación pero otros, sabiendo que no es lo mío, me golpean a conciencia pidiendo turno, para que me aparte lo más pronto posible. Vamos que en una de estas he ido a comerme un pezón y le he pegado un beso en los morros a otro que ya estaba allí.

Eso sí, se ha puesta como loca, como una perra en celo, comentando que estas son las bienvenidas que le gustan a ella. Se ha puesto de rodillas y ha empezado a dar lametones a nuestras vergas duras. Se sabe cómo empiezan estas cosas y en esta ocasión se sabe también cómo va a terminar, tragándose todo el semen de nada menos que 19 hombres. Lo que no se sabe es cómo van a transcurrir las cosas ya que ella ha pensado que quería muchos hombres, pero tal vez se ha excedido con el número. ¿Tendrá el aguante y las ganas suficientes para tanta polla y tanto requesón?

Estamos metidos en faena e Irene se va a tragar mi leche como ha prometido. No sé si debería tratar de aguantar hasta el final para correrme encima de todos los restos de semen de otros o hacerlo prontito cuando aún está más limpia. Aunque cuando llegue la hora de correrse, eso de limpia es sólo un decir. En fin, como quiera que sea, Irene se traga mi leche.

    Todos a la vez no podemos meterle mano pero es que, Dios, tiene unas tetas y un culo y un cuerpazo... ¿Tú lo estás viendo?, y además, como decía, quiero aguantar hasta el final pero lo cierto es que he caído en las primeras posiciones y como que no me da la gana dejar de acariciarla.

Además, acaba de agarrar mi polla y metérsela en la boca. Lo siento pero creo que voy a tener que descargar de los primeros. Después tendría que animarla a que se trague hasta la última gota de leche porque quien sabe si al final de tanta lefa ya tiene incluso arcadas y la mía no se la traga. Me cago en la puta !!.

    Alguien por ahí ha gritado ¡Cambio!, y me he dado cuenta de que esto va a ser diferente de como yo lo había pensado. Ahora he tenido que avisar a todos de que estoy volviéndome hasta el final, ¡Que mancho!!. Y me toca ver cómo los que estaban dándome con la punta de sus pollas en el codo han pasado como posesos hasta llegar a la cara de Irene, que rápidamente se ha hecho cargo. En fin, vuelvo a no saber si me correré de los primeros o de los últimos. Esto se está poniendo muy interesante.

    A algunos se les empieza a aflojar la polla de tanto esperar, a pesar de que Irene sigue erre que erre. Tal vez 19 eran demasiadas. Lo que yo espero es que los primeros empiecen a soltar lefa y vayan llenándole la boca porque Irene está ya toda sudada y también se pondría contenta al ver algo de saborcito ya derramándose sobre sus labios, y además se nota que esta tía tiene aguante hasta el final, y mucha hambre de semen.

Yo, mientras tanto, para no perder la excitación, he metido la mano por debajo de algunas piernas y he llegado hasta ella. Le estoy estrujando el culo y a ratos las tetas. Está tan sabrosa que se me vuelve a poner el cipote como un misil. A ver si me la agarra pronto a mí y me la sigue chupando que yo ya tengo ganas de correrme.

    Alguno no aguantó y se corrió antes de tiempo, así que lo tiró, pero alguien ha dicho que ha llegado el momento de las corridas. Ya toca agarrarse cada uno su propia polla y pasarla por la boca y las manos de Irene para descargar y tener el privilegio de ver cómo pasas por su garganta.

Ahora es cuando voy a intentar hacerme el remolón y quedarme para el final. No es por falta de ganas pero es que quiero que se trague todita mi leche... la muy puta. Ufff, qué buena está Irene Trail.

    Me lo parece a mí o le ha encantado la lefa del chico negro. Su polla tenía muy buena pinta pero la leche, supongo que sabe como todas, ¿no?. Yo ya estoy llegando, creo que soy el siguiente. Estoy deseando ya descargar. Definitivamente quiero que mi leche rebose por sus labios, ufff. Aunque medio ahogada creo que está ya. Pero ¡Cómo traga Irene Trail!, es impresionante. Yo quiero una Irene en mi vida, en mi casa, para siempre.

    Y finalmente lo he conseguido. He descargado y se lo ha tragado. Algunos que quedaban detrás de mí también han terminado ya. Irene ha podido con todos, ¡Qué mujer!. Y encima, al final, ha rebañado el bol con los restos que habían quedado desperdigados. Todos hemos roto en un sonoro aplauso para una mujer que nos ha sorprendido y que se ha hartado de merendar. Como ella dice, sólo le han faltado las galletas. Qué flipe, señor, se traga mi leche y la de 18 hombres más y se queda tan pancha.